Marketing efímero: fugacidad y eficacia

0
Compartir

Marketing efímero: fugacidad y eficacia

Si parpadeas, te lo pierdes.

Sin llegar a ese extremo, sí que parece claro que el valor de lo efímero es cada vez más acusado. Así nos lo dicen, al menos, Snapchat, Instagram y ahora Facebook. La primera de esas aplicaciones apostó por los vídeos que desaparecían sin dejar rastro (o casi). El éxito de una propuesta aparentemente tan simple ha llevado a sus competidores a lanzar ideas similares, a los usuarios a aceptarlas con naturalidad y a las marcas, claro, a utilizarlas en su propio beneficio.

El vídeo no ha dejado de crecer en los últimos años en este tipo de vídeos, y la tendencia ahora está en piezas cortas y, sobre todo, fugaces. Las ‘historias’ que podemos publicar ahora en Facebook tienen una caducidad de 24 horas. Visto y no visto. Una característica, esta de la brevedad en el tiempo, que da pie a contenidos diferentes a los ideados para campañas perdurables y abren la puerta a una forma distinta de abordar y convencer al usuario.

También dan pie, y esto quienes los manejan lo saben bien, a una mayor viralización a través de los propios usuarios, que se convierten así en embajadores de las marcas.

Ya sabéis, lo efímero vende.

 

 

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *