¿Hacemos el caso que merecen a los 'youtubers'?

0
Compartir

¿Hacemos el caso que merecen a los 'youtubers'?

Hace unas semanas, la portada de Papel, el suplemento dominical de uno de los grandes periódicos españoles, mostraba el rostro de un chaval de veintipocos años de quien seguramente un enorme porcentaje de población (en especial a partir de cierta edad) desconocía por completo su existencia hasta ese momento. Sin embargo, para sus más de 16 millones de seguidores en Youtube y sus cinco millones largos en Twitter, Rubén Doblas, elrubius, es una verdadera estrella. Una estrella que no protagoniza taquillazos cinematográficos, entona la canción del verano ni escribe los libros más vendidos de la temporada. Bueno, esto último no está tan alejado de la realidad. Elrubius es probablemente el youtuber más popular en lengua castellana y uno de los más seguidos incluso si nos salimos de nuestro entorno lingüístico.

Desde la habitación de su casa y con Youtube como principal herramienta de comunicación ha logrado una masa de seguidores absolutamente demencial y que nadie podía imaginar hace solo unos años. Las cifras que mueven este fenómeno abruman y sorprenden. Cualquir tuit que escribe elrubius en su cuenta de Twitter (cualqiera) es capaz de generar miles de retuiteos y menciones.

Después de la entrevista en Papel, elrubius mostró su malestar por el tono que se había empleado en ella, entre la incredulidad de que alguien se pueda dedicar de manera profesional a esta actividad, el cachondeo y cierto menosprecio y superioridad moral.


Si dejamos al margen lo real o no de esa apreciación, y si la profesionalidad del periodista está o no cuestionada, lo cierto es que aún existe un cierto recelo hacia gente como elrubius. Y es que, pese a que ya hay quien ha visto todo el potencial que pueden ofrecer youtubers con cientos de miles (si no millones) de seguidores, para muchos su existencia sigue siendo una excentricidad propia de gente joven, una distracción sin más horizonte que el propio afán de exhibicionismo y de resultados insospechados. Pero ya están aquí. ¿Y han llegado para cambiar las cosas?

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *