Nuevos formatos de comunicación y un DiCaprio a la carrera en los 'im-perdibles' de la semana

0
Compartir

Nuevos formatos de comunicación y un DiCaprio a la carrera en los 'im-perdibles' de la semana

Una semana más, os presentamos unas cuantas ideas y artículos de lectura ‘im-perdible’ que hemos encontrado estos últimos días en nuestro rastreo por la Red.

En Clases de Periodismo nos cuentan la nueva propuesta de la revista The New Yorker, que busca en la hibridación de formatos una nueva vuelta de rosca con la que seguir cautivando a sus lectores. Lectores que pasarán a ser espectadores de los cortometrajes que prepara la publicación. Su idea nos ha parecido fantástica: convertir algunas de las historias que nos ha contado a lo largo de su historia en cortos documentales de media hora de duración.

Casi de ciencia ficción nos parece lo que leímos en Xataka: “Pequeños discos de cuarzo para almacenar hasta 360 TB por millones de años”. La tecnología sigue dando pasos agigantados y no queda mucho para que cualquier barrera de almacenamiento digital quede derribada por completo.

Un apunte vallisoletano para reivindicar nuestro origen. En info.valladolid.es nos hablan de la máquina Enigma, el artilugio que descifró el código secreto empleado por el ejército nazi durante la II Guerra Mundial. Muchas de estas máquinas terminaron en nuestro país y una de ellas se conserva en la Academia de Caballería de Valladolid, aunque ahora forme parte de una exposición temporal que puede visitarse en el Museo de la Ciencia de nuestra ciudad. Merece la pena conocer su historia y pasarse por allí para saber un poco más de su decisivo papel en el desarrollo de aquella contienda.

Dentro de unos días se celebra en Los Ángeles la entrega de los premios Óscar, en los que Leonardo DiCaprio es candidato un año más en la categoría dedicada al mejor actor. Parece que ahora el intérprete sí es candidato para hacerse con la estatuilla y romper la mala racha que lo precede. Su nominación eterna y nunca consumada es motivo habitual de chistes y en esta ocasión ha provocado la genialidad con la que acabamos estos ‘im-perdibles’: un videojuego de aspecto ochentero en el que guiaremos al protagonista de Titanic en su frenética persecución del Óscar. ¡A darle a la tecla!

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *