El encanto de lo retro

0
Compartir

El encanto de lo retro

Cualquier tiempo pasado, aparte de anterior, que dirían Los Luthiers, es infinitamente mejor para gran parte de los mortales. Solo así se entienden los cíclicos ataques de nostalgia que nos llegan desde cualquier frente. Yo fui a EGB, nos recuerdan en Facebook nuestros contactos mientras adjuntan una imagen de Naranjito o el aquel anuncio del Cola Cao. Asistimos a reestrenos en pantalla grande de Los Goonies mientras disfrutamos con series de reciente factura que homenajean sin disimulo el cine de los años ochenta. Y reivindicamos la música de la Movida casi como si, después de aquellos años de efervescencia cultural, un manto de oscuridad lo hubiera borrado todo.

En resumen, nos gusta mirar atrás, casi más que dirigir la vista adelante.

El terreno tecnológico, donde lo normal es que apenas tengamos tiempo para sacarle todo el partido a nuestro teléfono móvil o nuestra videoconsola antes de que aparezca una nueva versión mejorada, también se ha contagiado de esta tendencia. Y nos encontramos con curiosidades como que Nintendo se haya visto desbordada ante la demanda de su consola NES Classic Mini, réplica en miniatura de una de sus más célebres máquinas. Una propuesta, por cierto, que tiene su réplica en otras muchas videoconsolas como la Megadrive de Sony que vuelven a la actualidad después de décadas de olvido.

Esta fiebre retro llega ahora también a los teléfonos móviles, en esta ocasión de la mano de Nokia, La compañía finlandesa tiene ya lista su nueva apuesta  para nuestros bolsillos, y en este caso no es un smartphone con la pantalla más grande del mercado, o con más capacidad, o con un revolucionario sistema operativo. La última revolución es una versión actualizada a nuestros días del Nokia 3310, el incombustible y casi indestructible aparato que muchos utilizamos hace ya algunos años. La nueva versión, que costará apenas 50 euros, viene con conexión 2G, doble tarjeta SIM y una batería que, como la original, aguantará tres semanas en reposo. Casi lo mismo que cualquier smartphone actual… Pero lo más importante es que podremos llevar un trocito del pasado encima de nosotros. Y eso no tiene precio…

 

 

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *