La realidad de las “cookies”

0
Compartir

La realidad de las “cookies”

Cada vez es más complicado navegar de una forma segura, pero esta vez el turno es de las “cookies”. Éstas son pequeños archivos de texto que se quedan encriptados cuando navegamos por alguna página.
Actualmente, cada vez que entras en una página web, aparece un mensaje que siempre estás obligado a aceptar, puede que sin saber exactamente qué significa o sin ser consciente de sus ventajas y/o inconvenientes porque la mayoría de la gente no lo lee, al igual que ocurre con los términos y condiciones de privacidad.
Lo que también puede que desconozcas es que estas “cookies” permanecen en los dispositivos alrededor de uno o dos años, dejando la privacidad queda en tela de juicio.
Tras el estudio de la Unión Europea en materia de protección de datos se concluye que el 70% de las “cookies” rastrean el comportamiento del usuario para ofrecer publicidad personalizada. Todo esto, más la información que ofrecemos los usuarios a través de redes sociales y el análisis de las búsquedas realizadas, está llevando a las empresas a saber qué tipo de publicidad interesa a cada usuario en concreto.
¿No has observado que cuando buscas información sobre viajes luego aparecen muchas ofertas en relación con esa búsqueda? Esa es la función de las “cookies”.
Hay que tener muy claro que no son virus, pero si pueden utilizarse con fines malintencionados, como por ejemplo ejercer la función de spyware.
DAS España, un asistente jurídico al alcance de todos, aconseja tener en cuenta algunos aspectos antes de aceptar las “cookies” como por ejemplo, si el aviso de la web indica que “seguir navegando será considerado aceptación” y seguimos en la web, esta acción puede ser interpretada como consentimiento.
Ahora mismo el negocio de Internet está basado en saber entrar en la privacidad de los usuarios. Las “cookies” se instalan en tus dispositivos, unos para hacer más fácil la navegación otros para saber hasta en qué piensas. Cada “me gusta” o cada tweet crean un perfil. El problema es aceptar las “cookies” sin saber qué autorizamos.
Vale la pena estar protegido frente a las amenazas que las “cookies” pueden suponer.

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *