Carrera electoral a golpe de holograma

0
Compartir

Carrera electoral a golpe de holograma

Todavía parece un invento del futuro, pero los hologramas ya están aquí. Desde aquellos primeros que aparecían en películas como Star Wars, esta tecnología ha evolucionado para que el mundo de la música sea capaz de devolver a los escenarios a famosos cantantes como Elvis Presley, el rapero Tupac, o, más recientemente, Michael Jackson. Pero ha sido Narendra Modi, primer ministro indio, quien ha ido un paso más allá.

Este político decidió darle una vuelta de tuerca a las campañas electorales al uso. Modi utilizó hologramas en 3D para reproducir uno de sus discursos. Calculan que Modi realizó más de mil apariciones holográficas en el que se trata del primer uso documentado de esta tecnología en una campaña política. Y seguro que no será el último.

La compañía estadounidense HologramUSA afirma tener los derechos necesarios para comenzar a emplear esta tecnología en los Estados Unidos. La empresa busca convencer tanto a demócratas como republicanos para que comiencen a emplear hologramas en las próximas elecciones presidenciales de 2016. Esta tecnología puede suponer toda una revolución en el marketing político.

Uno de los inconvenientes de usar holografía puede ser la imagen del político. El candidato no está realmente en ese lugar en ese momento, no puede interactuar con el público, resta cercanía y los votantes pueden tomárselo como una falta de respeto o un desinterés por esa ciudad o estado. Y escoger a qué lugares se debe ir y a cuáles se envía al doble holográfico puede convertirse en un rompecabezas peor que decidir en qué mesa poner a los amigos de tu padre en tu propia boda.

Pero también está el punto de vista de que la holografía puede convertirse en un gran apoyo. Un líder político que decida que quiere llegar a más sitios utilizando TIC proyecta imagen de juventud, de estar abierto a nuevas ideas. Pero a la vez también se puede demostrar que se respeta, y mucho, el pasado. Si antes hablábamos de grandes músicos revividos en holograma, imaginamos a los demócratas estadounidenses encantados de poder contar en su campaña con el mismísimo John Fitzgerald Kennedy mientras que en el bando republicano visualizan a un Ronald Reagan que revolucione el debate político del país.

Por otro lado, los hologramas pueden suponer un empuje aún mayor al marketing digital. Un candidato que usa la holografía para pronunciar sus discursos no puede quedarse atrás en las redes sociales y en difundir su mensaje a través de la Red. Debe usar todos los medios, cuanto más actuales mejor, para demostrar coherencia. No sería creíble un candidato que sale en holograma y no tiene, como mínimo, cuenta de Twitter, Facebook, canal de Youtube y una clara estrategia de marketing en redes sociales.

Y si seguimos añadiendo ventajas, lograría un extra de publicidad. Al menos al principio. ¿Cuántos medios de comunicación se harían eco de la noticia de que un candidato a la Casa Blanca usa hologramas para ofrecer sus discursos y encima ha salido junto a Reagan o JFK?

Por último, es necesario hablar de ahorro. Los políticos estadounidenses de 2016 tendrán dos tipos de elecciones el mismo año, las dos primarias (Barack Obama no puede ser reelegido una segunda vez) y las presidenciales. Un año de campaña, de viajes y de constantes gastos en personal, asistencia sanitaria, estancia en hoteles y varios largos etcéteras. Los hologramas pueden ser la solución a todos esos gastos y contaminación.

¿Inconvenientes? Menor cercanía. ¿Beneficios? Juventud, una mente abierta, nuevos recursos, llevar el mensaje a más gente, ahorro, menor contaminación, mayor fuerza política al poder revivir discursos de líderes ya fallecidos, publicidad gratis, y saber que Narendra Modi al final fue el ganador de las elecciones indias… ¿Sigue sonando tan descabellado que en 2016 podamos ver una campaña protagonizada por hologramas?

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *