Dos de cada tres españoles saben qué es un eBook… y nunca lo han leído

0
Compartir

Dos de cada tres españoles saben qué es un eBook… y nunca lo han leído

La última encuesta publicada por el CIS, correspondiente a la primera quincena de diciembre de 2014, ha hecho especial hincapié en los hábitos lectores de los ciudadanos españoles. El principal titular ha sido que el 35 % de los españoles no lee nunca o casi nunca, pero también ha habido eco para el impacto que los libros digitales han hecho en su irrupción para cualquier aficionado a los libros. Nuestro titular no es menos descorazonador: de quienes afirman saber qué es un libro electrónico, un 66,3 % reconoce no haber leído nunca un eBook ni total ni parcialmente.

¿Papel o digital?
A partir de un total de 2477 opiniones, se ha tratado de reflejar unas costumbres nacionales en las que, según estos datos, un 84,7 % (en torno a 2100 encuestados) se declara conocedora de este nuevo formato para la lectura. Con todo, nos cuesta más pinchar en la app de libros que en el Candy Crush, y es que de este total solo un 15,2 % asegura haber abierto un eBook “en bastantes ocasiones”, mientras que el 18,4 % se queda con haberlo hecho “alguna vez”.

No obstante, aún queda cierto resquicio para la esperanza. Quizá con la mente puesta en los propósitos de año nuevo, un muy estimulante 28,2 % considera “bastante probable” que en un futuro se decidirá a acometer sus novelas favoritas en este nuevo formato. Muy repartidas han quedado las respuestas a esta controvertida pregunta, ante la cual un 22 % y un 24,6 % de los encuestados afirman que las perspectivas de verse ante un eBook son “poco probables” y “nada probables”, respectivamente.

El debate sobre el futuro del papel también ha encontrado su cabida en esta iniciativa del CIS. Un 42 % de los cuestionados considera que tanto el libro impreso como el digital sabrán convivir en el futuro con su alternativa directa, mientras que un 33,2 % otorga la victoria absoluta al eBook y un 16,5 % da por ganador, a su vez, al contendiente de papel.

Educación lectora
Resulta evidente que de nada serviría evaluar un hábito lector sin conocer los cimientos. Por ello, el CIS también ha indagado sobre el rol de padres, amigos y profesores en su contribución a la costumbre de la lectura en cada uno de los 2477 encuestados. Los resultados son bien reveladores: un significativo 37,5 % recuerda que sus padres “nunca” le leían cuentos o libros, mientras que el 48,5 % afirma que en el colegio sus profesores le obligaban a leer “a menudo”.

La labor docente también capitanea el fomento de la lectura: un 42,1 % de los cuestionados tiene en mente que sus maestros en el instituto sus maestros le animaban a coger un libro con frecuencia. Más desolador resulta el panorama en el círculo de las amistades: cerca de un tercio de los encuestados afirma no haber sacado el tema de la literatura en ninguna ocasión con sus amigos o compañeros de juegos.

Estas bases repercuten en las costumbres de consumo de libros a largo plazo. Así, encontramos un ajustado empate entre quienes se han comprado un libro en los últimos 12 meses (50,5 %) frente a los que no (49,3 %), un dato que se invierte cuando el ejemplar que se compra es para otra persona, independientemente de si es de estudio, ocio, papel, digital… En esta ocasión, el “No” vence con un 57,4 % ante un Sí que no llega, por poco, al 42 %. Tiene lógica, pues, que un 61,1% de los encuestados afirme que nadie le ha regalado un libro en este último año.

 

Mi casa, mis libros
¿Seguimos comprando libros que luego no leemos? Desde luego, las estanterías de nuestras casas hablan por nosotros: uno de cada cinco encuestados tiene entre 20 y 50 libros impresos en su casa, y otro de esos cinco tiene entre 50 y la centena. En cuanto a los libros digitales, tres de cada cuatro no tiene ni un solo eBook en su domicilio.

En efecto: únicamente 617 de los 2477 encuestados cuenta con libros digitales en sus tablets o eReaders personales. ¿Pero cuántos ejemplares? Pues aunque haya gigas y gigas de espacio para cerca de 4000 novelas, apenas la mitad de los usuarios guarda más de 20. Y tampoco es que nos hallemos ante el nuevo boom de las bibliotecas. Un 70,2 % de los participantes de esta encuesta (en torno a 1768) no ha pisado una de estas instalaciones en todo 2014. Casi para echarse a llorar.

El lector frente al periódico
Los periódicos también forman parte de los hábitos lectores del ciudadano inquieto. Quitando un 31%, que afirma no leer “nunca” o “casi nunca”, el resto de los españoles consulta con frecuencias trimestrales, mensuales, semanales o diarias sus publicaciones diarias favoritas, ya sean gratuitas, de pago, digitales o impresas.

De los 1711 encuestados que aseveraban leer periódicos, un 63,9 % sigue quedándose con la pieza tradicional, frente al 28,2 % que prefiere los nuevos medios digitales. Esta diferencia se marca aún más con las revistas: de 1158 cuestionados, un 87,3 % se rinde a su magazine impreso, que supera con creces al 8,5 % que ha decidido continuar siguiendo su firma favorita a través de Internet.

Precisamente, las nuevas costumbres digitales también son una parte ineludible de esta innovadora mentalidad de lectura. Según la encuesta, 1818 personas de las 2477 encuestadas se conectaron a Internet en 2014, lo que deja un considerable 26,5 % de “náufragos digitales”. De los navegantes en esta Red, un 46,9 % asegura que lee “todos o casi todos los días” un texto largo en la pantalla, mientras que algo más de un 20 % trata de hacerlo, al menos, una o dos veces por semana. Es el principio de un cambio digital que tal vez suponga, en última instancia, la nueva ola para afianzar unos nuevos hábitos de lectura. Aunque sea delante de la pantalla de un ordenador.

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *