Celuloide al rescate del mundo digital

0
Compartir

Celuloide al rescate del mundo digital

El celuloide que alimentó nuestros sueños cinematográficos, que albergó las más grandes películas de la historia y que hoy muchos se empeñan en dar por muerto, puede ser el refugio que permita al aparentemente indestructible (pero demasiado mutable) formato digital sobrevivir al tiempo.

Desde hace años, el cine ha estado inmerso en un cambio de modelo en el que la película tal y como la hemos conocido en su más de un siglo de vida ha sido el principal damnificado. Los rollos de celuloide en los que se rodaban y se proyectaban las películas han ido dando paso a un sistema digital más ágil, flexible y barato pero que, en el fondo, cuenta con un serio inconveniente, al menos a largo plazo: el de su permanencia a lo largo de los años. Porque la conservación de ese mundo digital depende de su almacenamiento en soportes físicos expuestos a cualquier problema y que, lo estamos viendo, es preciso migrar una y otra vez a nuevos dispositivos.

Con el fin de encontrar una solución ‘más o menos’ definitiva a este agujero digital, se vienen desarrollando diversas iniciativas, algunas financiadas con fondos eurpeos, desde hace algún tiempo. Una de ellas, el proyecto Archivator, ha desembocado en Piql. Este sistema recurre a las películas de celuloide para grabar en ellas la información digital que se quiera y acceder después a ella de manera sencilla.

Se da así la paradoja de que lo que apareció como la alternativa definitiva a un soporte que, presumiblemente, ya había dado lo mejor de sí, encuentra precisamente en él su mejor aliado para no morir antes de tiempo y pervivir a lo largo de las décadas.

Podéis encontrar más información acerca de este sistema en el siguiente vídeo.

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *