Llega un hobbit con nueva tecnología y una tonelada de buena/mala prensa

0
Compartir

Llega un hobbit con nueva tecnología y una tonelada de buena/mala prensa

Creemos que no decimos nada nuevo al apuntar que El Hobbit: Un viaje inesperado, llega por fin a las salas de cine ahora que 2012 está a punto de terminar. Se nos ocurren pocos títulos que hayan despertado una expectación similar a la del nuevo trabajo de Peter Jackson en los últimos años. Los precedentes, claro, la trilogía de El Señor de los Anillos que se reivindicó como uno de los grandes cinematográficos de la historia (con cifras mareantes en taquilla y lluvia de Óscars incluidas) ayudaban a que la historia de Tolkien siguiese un rumbo marcado por el éxito.

No sabemos los años que llevamos oyendo hablar de la preproducción, el rodaje, la promoción y, ahora, el inminente estreno de la nueva saga. La maquinaria publicitaria no ha dejado de funcionar prácticamente desde que El retorno del rey pusiera fin a la primera de las trilogías de Jackson ambientadas en la Tierra Media. La presencia en los medios de comunicación de El Hobbit ha sido constante, es cierto. Pero si hay algo que nos llama la atención es la cantidad de informaciones de contenido negativo que ha aparecido en este tiempo pero que, en realidad, ha servido para mantener viva la presencia de la película en el público. Así, nos hemos enterado del incendio que devoró el plató justo antes de que comenzara el rodaje, de denuncias de contenido laboral por parte de un grupo de actores, de acusaciones por parte de defensores de animales o de las críticas de los herederos de Tolkien por la forma en la que se estaban explotando los derechos de imagen de la novela original. Tanta exposición negativa encaja con la frase de Salvador Dalí y que venía a decir: ‘que hablen de ti, aunque sea bien’. ¿Mala publicidad? En el caso de El Hobbit, como en tantos otros, nada de eso. Simplemente, publicidad.

Por cierto, una cosa más del largometraje que nos tiene expectantes, en este caso por razones tecnológicas. La cinta de Jackson será la primera en utilizar un nuevo formato de vídeo, el HFR 3D (High Frame Rate), que permite doblar los fotogramas por segundo habituales en el cine. De esta forma, frente a las 24 imágenes cada segundo, una medida estandarizada desde hace décadas, son 48 las que se han empleado para rodar esta nueva entrega. A su favor, dicen, la mayor definición y un realismo nunca visto antes. En contra, los mareos que, también nos dicen, ha provocado en algunos privilegiados que ya han podido ver el largometraje.

Related Posts

3 Comentarios

  • avatar
    Opinando
    12 diciembre, 2012

    Además de todos los contratiempos citados, también está la renuncia de Guillermo del Toro a rodar la película (menos mal) por los retrasos de la situación financiera de la MGM y Peter Jackson intentando que no le cayera el marrón encima porque estaba enfrascado en su Tintín…

    Total, al final se han pasado un poco (mucho) contando el libro en tres películas, inventando personajes y espectacularizándolo todo con el uso del supermoderno 3D, pero la película va a ser taquillera seguro, que es lo que buscan.

  • avatar
    ¿Mareos?
    12 diciembre, 2012

    Suena raro eso de que se marean por tener más frames de lo habitual: las teles de 100 y 200 Hz. son algo habitual y que yo sepa no provocan mareos.
    Los sistemas actuales de 3D en cines usan hasta 144 fps -repartidos entre los dos ojos- para generar el efecto tridimensional, con lo que no sé hasta dónde meter 48 imágenes por segundo tiene por qué marear a nadie…

    Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/Digital_3D

    Pato Mareado.

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *