En busca del museo ideal

0
Compartir

En busca del museo ideal

Desde 1977, cada 18 de mayo se celebra en todo el mundo el Día de los Museos, una fecha que trata de ser una excusa para acercar a los ciudadanos a unos recintos que no siempre cuentan con la atención que merecerían.
Con motivo de esta celebración, un suplemento cultural ofrecía su espacio a un grupo de artistas para que expusieran cuál sería el museo perfecto en la actualidad, hacia qué modelo sería preciso que giraran unas instituciones encargadas de salvaguardar y difundir el patrimonio artístico de una región y de un tiempo determinados.
Entre las propuestas, una idea se repetía en varios de los creadores consultados: la de romper las barreras del museo y expandir su contenido sin tener en cuenta limitaciones físicas. Una posibilidad que, al margen de soluciones más costosas (como la de aprovechar espacios anexos o locales abandonados, tal y como señalaba uno de estos artistas), encuentra en las nuevas tecnologías un punto de partida fundamental. Los museos dejan de ser cada vez más los templos sagrados de otros tiempos para convertirse en transmisores de arte que emplean para ello todos los recursos que encuentran disponibles.
Ya no son sólo las visitas virtuales que abren la puerta a que cualquier persona acceda a su catálogo desde cualquier rincón del mundo. El Museo Thyssen o el Guggenheim bilbaíno son ejemplos de estas experiencias. La Red abre la posibilidad también de sacar a la luz multitud de obras que, por simples cuestiones de espacio, no encontrarían un lugar adecuado en las salas. Exposiciones accesibles desde cualquier lugar y en cualquier momento que suponen, para los artistas, reconocidos o no, otra forma de entrar en contacto con el público y remover su interior con sus propuestas. Lo que, en definitiva, es el principio básico del arte.

Related Posts

Un comentario

  • avatar
    Anonymous
    21 mayo, 2010

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *