La audiencia de la televisión se vuelve diferida

0
Compartir

La audiencia de la televisión se vuelve diferida

La batalla diaria por la audiencia que protagonizan las televisiones de nuestro país vive desde hace unas semanas un nuevo capítulo que amenaza con traer aún más caos e incertidumbre a los responsables de programación de las diferentes cadenas. El cambio en la forma de consumir la televisión, de ver la televisión, de los espectadores, ha hecho necesario replantear el sistema de mediciones y, a partir de ahora, tengamos que hablar de ‘audiencia diferida’. En países como Estados Unidos, donde sistemas inteligentes de grabación como TiVo son muy populares, la audiencia diferida es algo ya habitual. Los grandes canales, desde los generalistas como la CBS hasta los de pago como HBO han abandonado ya la medición diaria para ofrecer datos más exactos en función de la audiencia que alcanzan los programas durante un período de tiempo más amplio.

Porque los programas ya no se agotan en el momento de su emisión. Siguen vivos en los aparatos de grabación de los televidentes, y en los servicios de streaming que cada canal tiene en su web. Si hasta hace poco se hablaba de los jóvenes como el segmento de la población que estaba dejando de consumir televisión de una manera ‘ordenada’, ahora los datos indican que espectadores de todas las edades se fabrican ellos mismos su propia parrilla para verla cuando, donde y como quieran.

En España, la empresa responsable de medir las audiencias televisivas, Kantar Media, ofrece desde el mes de febrero (2015) datos que reflejan el resultado de los programas no solo durante su emisión original, sino también durante los siguientes siete días a través de diferentes sistemas.

Los primeros datos, por cierto, apuntan a esas diferencias de consumir programas de televisión que hacían necesario un cambio de metodología a la hora de registrar el número de espectadores. Un ejemplo. Telecinco, que contaba con una audiencia media del 15,4% en febrero, suma además un 7,8% de audiencia diferida. Antena 3, por su parte, que quedaba a más de dos puntos de distancia de su rival (13,2%), consigue que sus programas tengan una vida más prolongada a lo largo de la semana. Su audiencia diferida en febrero subió hasta el 15,3%, y auque no le sirva para recortar distancias con Telecinco, sí puede utilizarse como ventaja a la hora de captar y encontrar otros recursos publicitarios.

Imagen de imagerymajestic en Freedigitalphotos

Related Posts

Un comentario

  • avatar
    Pep
    13 marzo, 2015

    Y esto no es solo cosa de jóvenes: más de una venerable anciana conozco que con su smartTV se pone al día de “El secreto de Puente Viejo” los días que no tiene que cuidar de los nietos.
    Por no hablar del gusto que da verse una peli al día siguiente, saltando la publi y en un horario “normal” de personas humanas, que trabajan y madrugan, y no los horarios de “prime time” a partir de las 22:30, más propio de vampiros y otras especies del inframundo.
    PD: ¿Alguien conoce a alguien que tenga un cacharro en casa de esos de medir audiencias?