De monos, plátanos e innovación

0
Compartir

De monos, plátanos e innovación

Alberto Herrero Mañananes, el agente de innovación encargado de coordinar la jornada ‘Responsabilidad online de la empresa: cómo aprovechar las redes sociales a través de buenas prácticas en la Red’ celebrada en Palencia el pasado jueves (12 de abrilde 2012), contaba al inicio de la sesión la paradoja de los monos y los plátanos. Se trata de un experimento aplicable a múltiples ámbitos: desde los procesos de socialización a la educación en el respeto a normas útiles en su día e inútiles en la actualidad.

La formulación popular de este experimento podría ser el conocido “Allá donde fueres, haz lo que vieres”, y Herrero Mañanes lo aplicó a los procesos de innovación de la empresa, para ilustrar cómo a veces la inercia interna cercena iniciativas innovadoras procedentes, por ejemplo, de alguien que llega nuevo al negocio o a la compañía, según los casos.

En la sesión hablaron Pablo Pérez (INTECO), -‘Identidad y responsabilidad online de la empresa‘-, Pedro Nieto (InterCAstilla Diseño y Comunicación) -‘Buenas prácticas de las empresas en redes sociales‘- y Pilar Murgui y Luis Samaniego (Summa-Lex Abogados) –Las redes sociales en el ámbito penal y laboral-. En las entradas correspondientes dedicamos un espacio a estas intervenciones. Pero vamos a dejaros aquí el experimento de los monos, los plátanos y los chorros de agura, y que cada uno saque sus conclusiones, relacionadas con la innovación, la comunicación o los procesos de adopción de reglas de comportamiento interno en comunidades.

Aquí va la descripción:

En un experimento se metieron cinco monos en una habitación. En el centro ubicaron una escalera, y en lo alto, unos plátanos. Cuando uno de los monos ascendía por la escalera para acceder a los plátanos, los experimentadores rociaban al resto de monos con un chorro de agua fría. Al cabo de un tiempo, los monos asimilaron la conexión entre el uso de la escalera y el chorro de agua fría, de modo que cuando uno de ellos se aventuraba a ascender en busca de un plátano, el resto de monos se lo impedían con violencia. Al final, e incluso ante la tentación del alimento, ningún mono se atrevía a subir por la escalera.

En ese momento, los experimentadores extrajeron uno de los cinco monos iniciales e introdujeron uno nuevo en la habitación.

El mono nuevo, naturalmente, trepó por la escalera en busca de los plátanos. En cuanto los demás observaron sus intenciones, se abalanzaron sobre él y lo bajaron a golpes antes de que el chorro de agua fría hiciera su aparición. Después de repetirse la experiencia varias veces, al final el nuevo mono comprendió que era mejor para su integridad renunciar a ascender por la escalera.

Los experimentadores sustituyeron otra vez a uno de los monos del grupo inicial. El primer mono sustituido participó con especial interés en las palizas al nuevo mono trepador.

Posteriormente se repitió el proceso con el tercer, cuarto y quinto mono, hasta que llegó un momento en que todos los monos del experimento inicial habían sido sustituidos.

En ese momento, los experimentadores se encontraron con algo sorprendente. Ninguno de los monos que había en la habitación había recibido nunca el chorro de agua fría. Sin embargo, ninguno se atrevía a trepar para hacerse con los plátanos. Si hubieran podido preguntar a los primates por qué no subían para alcanzar el alimento, probablemente la respuesta hubiera sido esta “No lo sé. Esto siempre ha sido así”.

Javier Malonda, cuando incluye la descripción de este experimento en su blog, añade:

“Triste época la nuestra. Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”

—Albert Einstein

Related Posts

Los comentarios están deshabitados