La Seminci cerró su edición 2011 con un ‘Hasta la vista’ de oro

0
Compartir

La Seminci cerró su edición 2011 con un ‘Hasta la vista’ de oro

Maribel Verdú fue la protagonista especial en la clausura de la 56ª edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, la Seminci, que bajó el telón el 29 de octubre. La actriz recogió durante la clausura la Espiga de Honor con la que el festival quería reconocer una trayectoria con la que se ha consolidado como una intérprete fundamental del cine español. Una semana antes, otro profesional que ha dedicado su vida al séptimo arte como productor, distribuidor y exhibido, recibía en el Teatro Calderón de Valladolid el mismo galardón. Enrique González Macho, actual presidente de la Academia de Cine, veía de esta forma premiada su larga y exitosa relación con el certamen.
En 2011, la Seminci mantuvo las señas que marcan su identidad, esto es, su consagración al cine de autor de todo el mundo y su apuesta por los nuevos realizadores, algo que es aplicable prácticamente a todas sus secciones y ciclos especiales. Este año, las adaptaciones cinematográficas de los autores de la ‘generación del medio siglo’ y el cine sueco más reciente completaron una programación sostenida por los tres grandes ejes de este certamen de más de medio siglo de vida.
Si en Tiempo de Historia mandan siempre los documentales y en Punto de Encuentro dominaban esta edición claramente las óperas prima, la Sección Oficial es, finalmente, la que se lleva los grandes titulares. Y esos titulares, claro, han de estar dominados por el título que se hizo con la Espiga de Oro, el premio más importante que concede el jurado del festival. En esta ocasión fue un largometraje belga, dirigido por Geoffrey Enthoven el que mereció el trofeo. Hasta la vista es una tragicomedia narrada a golpe de road-movie y protagonizada por tres jóvenes discapacitados que viajan hasta España con la intención de perder la virginidad.

Un argumento poco convencional que conquistó al jurado (y también a los jóvenes que concedían su propio premio) por encima de un clásico del festival. Robert Guédiguian, una presencia habitual en Valladolid, recibió la Espiga de Plata y el Premio del Público por Las nieves del Kilimanjaro. En este largometraje el director marsellés regresaba a Marsella y a los personajes proletarios, víctimas de un sistema desigual, que protagonizan buena parte de su obra.
El palmarés reflejó de manera equilibrada el tono de una sección en la que la comedia alcanzó un mayor peso que en anteriores ediciones. Dos realizadoras, la polaca Agnieszka Holland y la española Paula Ortiz, se repartieron los premios a la mejor dirección y a la mejor dirección novel por In darkness y De tu ventana a la mía, respectivamente. Y, entre los actores, Brendan Gleeson (The Guard) y Patrick Huard (Starbuck) compartieron el premio a la mejor interpretación masculina, mientras que Zhou Dongyu fue reconocida como la mejor actriz por su papel en la última cinta de Zhang Yimou, Amor bajo el espino blanco.
Pero, además de por sus secciones fijas, el certamen vallisoletano destacó también este año por iniciativas como el maratón de cortometrajes ValetudoDVD-Ven y estrénate en Seminci: más de una treintena de trabajos proyectados de manera ininterrumpida que reunió a directores aficionados de todo el país y a cientos de espectadores en una fiesta de cine que se prolongó durante toda una noche.

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *