Cinco directores que se han rendido al cine en 3D II (2/6)

0
Compartir

Cinco directores que se han rendido al cine en 3D II (2/6)

La industria de Hollywood y las nuevas tecnologías han sido, desde siempre, buenos compañeros de cama. Muchas veces el filón de negocio de las grandes productoras viene unido a una serie de inversiones en efectos especiales (visuales y/o sonoros) que consigue películas de gran espectacularidad y que marcan un punto y aparte en la historia del cine, aunque sea únicamente en el campo tecnológico.

En esta serie de entradas pretendemos recoger la postura de diferentes y reputados directores ante esta nueva e innovadora forma de ver cine. Varios ya han confesado haberse postrado ante las maravillas del cine en 3D, otros están a punto de sumergirse en él, e incluso algunos reniegan de las tres dimensiones y se aferran a la manera tradicional de hacer películas.

– Diez directores que se han rendido al cine en 3D

          – 5-1 directores que se han rendido al cine en 3D

– Diez directores que van a estrenarse con el 3D

– Diez directores que están en contra del cine en 3D

Conozcamos a los cinco primeros directores del top 10 que ya se han rendido al cine en tres dimensiones:
5. Zack Snyder
Aunque los primeros trabajos de Zack Snyder datan de la década de los 90, el director no llamó la atención en el campo cinematográfico hasta el año 2004, con un atrevido y no del todo desdeñable remake del clásico de Romero Amanecer de los muertos. Dos años después sirvió un festival violento y espectacular con la célebre 300, a la que siguió la adaptación a la gran pantalla del cómic de culto Watchmen, firmado por Alan Moore.
El salto al 3D se dio con su primera incursión en el cine familiar (y de animación), una fabulita con búhos como protagonistas con el título Ga’Hoole: la leyenda de los guardianes. El impresionante y muy inteligente empleo del 3D, unido al sector de audiencia cinematográfica más fácil de conquistar (los niños) hicieron que la cinta cosechara en taquilla más de 50 millones de dólares en todo el mundo. No obstante, el presupuesto total de rodaje ascendió a unos 80 millones, por lo que el total del dinero invertido no fue del todo recuperado y cabe hablarse de una película, al menos en el plano económico, fallida.
Ga’Hoole: la leyenda de los guardianes, dirigida en 2010 por Zack Snyder
Zack Snyder siempre se ha mostrado apasionado por rodar en tres dimensiones y reniega de las películas rodadas en formato convencional con una posterior conversión a 3D. Ya lo demostró cuando se mantuvo firme en su negativa de añadir este efecto en su siguiente película, Sucker Punch, que se conservó finalmente en su formato original.
El próximo proyecto de este director, la esperada reaparición de Superman en Man of Steele (con guion del muy prestigioso Christopher Nolan y un reparto que incluye a Henry Cavill, Kevin Costner o Russell Crowe, entre otros) aún mantiene la duda de si estará rodado en tres dimensiones o no. Hay quien dice que Snyder reserva el 3D sólo para cintas de animación, mientras que hay quien mantiene que sólo lo utiliza en películas orientadas a una audiencia de infantes, como también hace…
4. Robert Rodríguez
Rodríguez es uno de los directores más salvajes del cine, artífice de célebres películas de gran carga violenta (Abierto hasta el amanecer, la trilogía de ‘El Mariachi’, The Faculty, Sin City, Planet Terror…), y que de cuando en cuando reserva buena parte de su presupuesto para películas totalmente antitéticas, reservadas a un público estrictamente infantil, como buenamente prueban su saga Spy Kids, Shorts (La piedra mágica) o Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl.
Precisamente esta última película y las dos entregas finales de Spy Kids han aprovechado el filón del 3D para atraer a los niños a esta nueva forma de ver cine. Los resultados son bastante diferentes entre sí, pero positivos en general. La tercera entrega de Spy Kids triplicó su presupuesto en taquilla holgadamente y la última se lanzó con el gancho de la cuarta dimensión (en realidad, una tarjeta “Rasca y Huele” con instrucciones sobre cómo y cuándo usarla durante la película), pese a que su trama endeble y sus pésimas críticas apenas la hicieron recuperar en once millones los 27 de presupuesto.
Escena de Spy Kids 3D Game Over, dirigida en 2003 por Robert Rodríguez
Rodríguez ahorra considerablemente en sus películas de corte familiar, de las que luego siempre saca unos beneficios económicos nada desdeñables. Y sin usar apenas marketing. Pese a que de Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl (cinta que recaudó en EE.UU. 39 millones de dólares) no ha trascendido el presupuesto final, cabe suponer que fue una película relativamente barata, sobre todo teniendo en cuenta que Rodríguez manejaba en esta ocasión un reparto totalmente desconocido (encabezado por el hoy popular Taylor Lautner).
En los proyectos futuros de Robert Rodríguez no se intuye aún una recuperación del 3D ni un salto cualitativo del empleo de este tipo de cine en películas adultas. Al contrario, los excelentes resultados taquilleros (unidos al desdén que Rodríguez siempre ha sentido hacia los comentarios de la crítica) no invitan a que vaya a modificarse el sistema distributivo de rodar películas (a nivel formal y conceptual) que ha tenido, desde 1992, el célebre director de Texas.
3. Tim Burton
Uno de los directores con el estilo más reconocible de los últimos tiempos, que mueve hordas de fans y que ha conseguido tener a la crítica a sus pies no podía quedar indiferente a las nuevas formas de rodar películas, aunque sea mediante la posterior conversión a 3D de un filme rodado en formato convencional (lo sentimos, Zack Snyder) con su particular aportación a la historia de Alicia en el país de las maravillas.
Con un presupuesto estimado de 200 millones de dólares, las recaudaciones de la película de Burton (de nuevo, aderezadas por un tráiler genial y por un reparto tan ecléctico como competente) quintuplicaron de manera holgada en la taquilla el dinero invertido. Estos resultados provocaron que la cinta se alzara como uno de los grandes éxitos en las salas de cine del año, si bien esta vez la crítica no emitió comentarios demasiado favorables hacia la versión de Alicia dirigida por Burton.
Fotograma de la película de Tim Burton Alicia en el país de las maravillas
El próximo proyecto del director en 3D es un remake de uno de sus primeros cortometrajes, Frankenweenie, esta vez rodado directamente para formato 3D y adaptado al largometraje, en una película animada que (se espera) verá la luz a principios de octubre de 2012.
2. Steven Spielberg
Steven Spielberg ha sido siempre considerado como el “rey Midas” de Hollywood, artífice del cine de espectáculo de auténtica calidad durante los 70 (Tiburón), los 80 (la saga de Indiana Jones), los 90 (Parque Jurásico) e incluso alguna película a partir de la década de los 2000 (Minority Report, considerada por muchos como su obra maestra). Ahora Spielberg ha irrumpido con fuerza esta nueva década, con un impresionante proyecto que acarició durante mucho tiempo y que ha supuesto su primer paso hacia las películas de animación digital, la adaptación a la gran pantalla de un cómic y, por supuesto, hacia el cine en tres dimensiones.
Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio se perfila como la primera parte de una nueva y prometedora saga del portentoso director, que ya ha recibido muy buenos comentarios críticos y ha recuperado a escasas semanas de su estreno la mitad de los 130 millones que ha costado su producción.
Secuencia de acción en Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio
El empleo del 3D es aquí clave para algunas de las mejores escenas tratadas por Spielberg con su habitual solvencia técnico-narrativa, en especial para las secuencias de acción más prolongadas como el abordaje pirata inicial, y que se estila como uno de los extraños casos en los que la producción en tres dimensiones no disimula una historia torpe o pobre en su aspecto puramente narrativo.
1. Martin Scorsese
El director de películas tan alabadas como Uno de los nuestros, Toro salvaje, Infiltrados o Shutter Island se ha entusiasmado mucho con su paso al 3D, una cinta ya completada pero aún no estrenada en España: la película familiar La invención de Hugo.
Siguiendo un poco los pasos del resto de directores considerados “serios” (que solamente abordan el 3D cuando su público objetivo es el infantil) Scorsese ha perfilado la que ya se dice que es una de sus obras maestras, con un gran reparto (en el que destacan Jude Law, Christopher Lee y Ben Kingsley) y con un empleo del 3D que muchos han calificado como “el mejor hasta la fecha”.
Fotograma de La invención de Hugo, de Martin Scorsese
La invención de Hugo llegará a las pantallas españolas el 27 de enero de 2012, momento en el que podremos comprobar si compartimos la opinión de críticos y aficionados que ya han visto la nueva cinta de Scorsese. Por el momento los próximos proyectos del director no conciben un rodaje en 3D, por lo que cabe esperar al menos otros tres años hasta que se conozcan los planes de futuro del director de Taxi Driver, y si el cine en tres dimensiones está en ellos.

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *