Diez impresiones sobre Google+ (y alguna anotación sobre sus jóvenes derroteros)

0
Compartir

Diez impresiones sobre Google+ (y alguna anotación sobre sus jóvenes derroteros)

En Culturatic, como no podía ser de otra manera, nos hemos puesto a probar como locos Google+. En este post creado por todo el equipo os contamos nuestras impresiones iniciales, y otras que no lo son tanto; que algunas cosas hay que dejarlas reposar un poco para apreciarlas mejor y, sobre todo, para ver qué camino toman. Os dejamos diez puntos de resumen y cinco anotaciones.

Nos gusta:

1. Muy buena la idea de los círculos. Es una forma gráfica, fácil y muy creativa de aplicar una solución que ya existía:

a. Recupera los mejores conceptos que ya apuntaba la desaparecida red social ‘Diaspora’.
b. Recoge la posibilidad de elegir quién ve tus actualizaciones, algo que también se encontraba en Facebook pero que contaba con un inconveniente: había que rebuscar en ‘opciones avanzadas’ para lograr algo que ahora se consigue con un clic de ratón.
c. Rediseña la idea de grupos/listas de Twitter, que aquí está aplicada al envío de mensajes y no a su recepción.

2. Aunque es posible darse de alta en Google+ con cualquier cuenta de correo, cuando la operación se hace desde una de Gmail es posible ver las actualizaciones, ventana mediante, desde el propio correo, hecho que resulta tremendamente útil.

Esta opción ya estaba presente en forma de chat en MSN, ya que desde la cuenta de Hotmail también es posible utilizar el Messenger, e incluso en el propio Gmail, desde donde se podía chatear con los contactos conectados en ese momento. La novedad consiste en poder acceder a la ventana de la red social.

3. Más novedosa es la integración de la red social dentro del propio buscador. Si hemos iniciado sesión podemos realizar búsquedas en Google, utilizar el correo electrónico de Gmailsin que sea necesario estar pendientes de las notificaciones sobre las novedades en la red social, que nos las indicará por defecto.

4. En realidad, existe una relación integral entre todas las herramientas de Google (Gmail, Google Docs, Blogger –Google Blogs–, Picasa –Google Photos–, Google+…). Si tenemos fotografías en Picasa, o en nuestro blog, siempre que utilicemos la misma cuenta de correo electrónico, se cargan automáticamente en Google+. El gran punto a favor es que esta interacción facilita la difusión de material, pero sin menoscabo de la intimidad, ya que nuestros contactos no las ven a no ser que decidamos compartirlas. Además, la integración del chat de Gmail, ya mencionada antes, nos permite hablar con los usuarios con cuenta de correo aunque no estén en la red social.

5. Llama la atención la ausencia de publicidad (de momento).

6. En el chat, Google+ ha incorporado la opción de invitar a la conversación a uno o más amigos. Así, es posible hablar con más de un contacto en la misma conversación, pero sólo con las personas que se desea, no con todos los miembros de un grupo o un círculo.

…y no tanto:

7. No hay mensajes privados… La lógica apunta un porqué: al estar la red social conectada con el correo, un email hace las mismas funciones que un mensaje privado. La experiencia dice que los usuarios de redes sociales suelen manejar su cuenta de correo (Gmail u otro) como principal, y los mensajes privados en otras redes como una utilísima y rápida aplicación preferible, en muchos casos, al correo electrónico.

8. Tampoco se puede (al menos de una manera sencilla) compartir algo directamente en el muro de un contacto determinado. Los círculos están muy bien para resolver ciertas necesidades, pero las mismas características los convierten en un escollo para determinadas acciones. Esta opción sustituiría, en cierto modo, al envío de un correo, pero cuenta con el inconveniente

9. La red social en sí se contagia tal vez en exceso de la austeridad de Google en la estructura y, además, no utiliza sus colores. No es que sea necesario que esté vestida de tintes llamativos, pero ese aspecto tan espartano puede ser uno de los motivos por los que algunos usuarios, tras abrir su cuenta en esta red, no se sientan muy animados a revisitarla, mucho menos a quedarse en ella, lo que se traduce en fidelidad a Facebook.

10. Para muchos puede resultar desagradable saber que le ha añadido a sus círculos alguien a quien no conoce o que no es de su interés. A priori, parece paradójico, porque Twitter funciona así y a (casi) nadie le molesta que le sigan personas desconocidas o desagradables para el usuario; y ello, sin poder elegir quiénes ven cada mensaje. Pero Twitter tiene la filosofía de microblog, no de red social, ese círculo de amigos y contactos sobre el que se supone que tenemos el control que deseamos tener, cada cual el que elija.

Ante esta situación, la opción es entrar en el perfil de ese alguien y bloquearlo, algo, a priori, bastante más ‘agresivo’ que no aceptar su amistad. Ello, además, no implica que ese alguien deje de ver los contenidos publicados, salvo que éstos estén restringidos a los círculos del usuario.

Mensaje que aparece en Google+ cuando tratamos de bloquear a uno de nuestros contactos

Algunas anotaciones

A. Según ha publicado El País, Google+ busca la manera de impedir que los usuarios registrados sean nombres ‘inventados’, pero sin bloquear a las personas que utilizan un pseudónimo o diminutivo por el que son conocidos en su entorno familiar, profesional, etc. Difícil cuestión.

B. Al principio resulta un poco desconcertante el +1, acostumbrados como estamos al famoso ‘Me gusta’. Además, el ‘Me gusta’ da un toque personal: siempre hace especial ilusión ver que ‘A alguien le gusta esto’. También cabría decir que sigue faltando un botón para ‘No me gusta’ o ‘-1’.

C. Ese ‘+1’, sin embargo, puede ser todo un ‘punto a favor’ en el buscador. Cuando se realiza una búsqueda en Google mientras se está conectado a Google+, es posible sumarle puntos a los resultados de las búsquedas, una opción que, a priori, resulta inesperada. Pero para todo hay una explicación: aunque el algoritmo de Google es tan secreto como la fórmula de la Coca-cola, Google ya ha anunciado que ese +1 influirá en el posicionamiento orgánico del buscador. La duda que surge es a través de la IP Google controla cuántas veces el interesado en posicionar su propia página pulsa el ‘+1’ en la página de resultados.

D. Google+ ha comenzado a incorporar juegos, aunque con cuidado de que no resulten demasiado intrusivos para los usuarios que no estén interesados en ellos. Al menos, parece que prescinde de las molestas invitaciones a las personas en sus círculos, aunque éstos sí puedan ver que está jugando el usuario e, incluso, cuáles son sus mejores puntuaciones.

Los juegos de Google+ parecen a priori menos invasivos que los de Facebook

E. A distinto ritmo aparecen diferentes mejoras y aplicaciones que, de un modo u otro, contribuyen a enriquecer la nueva red social hasta extremos insospechados. Uno de estos gadgets es Google Minus, un software que requiere instalación y avisa al usuario de qué contactos lo han eliminado de sus círculos. Otra mejora que añade Google+ es la posibilidad de mencionar a usuarios en las publicaciones (Facebook tardó bastantes meses en agregarlo) anteponiendo la famosa @ o el símbolo +. Pero además en estas publicaciones podremos incluir negritas (escribiendo la frase entre asteriscos), cursivas (entre guiones bajos) o tachados (entre guiones normales). Se echa de menos el subrayado.


Solo con el tiempo podremos ir conociendo qué asombrosos avances terminan por completar a Google+ y si éstos determinarán el éxito o el fracaso en su pugna con la red social líder del momento, Facebook.

Related Posts

Un comentario

  • avatar
    Conway
    26 agosto, 2011

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *