La crisis en el vino, a través de la lupa de las denominaciones de origen

0
Compartir

La crisis en el vino, a través de la lupa de las denominaciones de origen

¿Cómo se nota en cada denominación la crisis? ¿En qué medida les ha obligado a modificar sus estrategias de venta? Son las preguntas con la que Ignacio Foces, jefe de Información de El Norte de Castilla, ha abierto el fuego de la última mesa del I Foro Economía y Sociedad ‘El Vino y su Universo’, de Ecova. Le acompañan los responsables de cuatro de las nueve denominaciones de origen de Castilla y León.
Alfonso Sánchez, secretario general del Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero, afirma que si el mundo no estuviera atravesando una crisis, las cifras del vino probablemente las achacarían más al descenso de la producción que al panorama económico internacional. En cuanto a las estrategias de venta, el Consejo Regulador estableció en el año 2003 un documento de acciones basado en tres pilares fundamentales que tienen como objetivo reforzar la notoriedad de la marca basándose en la calidad del producto, y esa base no ha cambiado, aunque hayan debido hacer algunos ajustes por el camino.
Francisco Javier de Íscar, presidente del Consejo Regulador de la DO Rueda, apunta que Rueda funciona de forma un poco distinta al resto de la DO de la región. “Gracias a ello, hemos tenido incrementos los dos últimos años, aunque, eso sí, hemos obtenido un valor menor en la venta, porque hemos tenido que ajustar la relación calidad/precio”. De Íscar asegura que con una producción en constante crecimiento, resulta imprescindible buscar nuevos mercados.
Manuel Losada, presidente del Consejo Regulador de la DO Tierra de León, pone en contexto una situación que ya apuntaban ayer los invitados a este foro: quienes tienen por costumbre beber vino son las generaciones de más edad, y no existe un relevo generacional a su desaparición paulatina. En su opinión, la crisis afecta en cuanto a que el crecimiento no es proporcional al esfuerzo realizado y, además, resulta difícil ajustar más aún los precios. Y ofrece un dato inquietante: “De mi bodega sale vino a poco más de dos euros que luego los veo en restaurantes de la zona a diez euros la botella. Algo está funcionando mal ahí”.
Pascual Herrera, presidente del Consejo Regulador de la DO Cigales, es tajante: “Por mucho optimismo que tengamos, la cosa va mal: sufrimos los efectos de la intoxicación informativa al consumidor o de la espectacular bajada de precios. Es fundamental educar, educar y educar. Al vino se lo está maltratando”. Herrera ha puesto el ejemplo de una información ofrecida hoy por TVE, en forma de reportajes, sobre un estudio que afirma que el consumo de alcohol ayuda a la proliferación de cáncer, acompañado de imágenes en su mayor parte, personas consumiendo vino.
El (no) consumo de vino por parte de los jóvenes es una cuestión tanto de moda como de educación, según los integrantes de la mesa, aunque hay un momento para cada tipo de bebida. El error, ha apuntado Alfonso Sánchez a una pregunta del público, ha sido dirigirse en las distintas campañas de marketing a horquillas de edad que empiezan en los 28 años. Curiosamente, ninguno de los miembros de la mesa responde a la pregunta para la continuación del debate: qué hacer con los jóvenes y qué papel juegan las nuevas tecnologías en la promoción del vino dirigida a este público objetivo. 

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *