Google no olvida (y la Agencia de Protección de Datos se lo reprocha)

0
Compartir

Google no olvida (y la Agencia de Protección de Datos se lo reprocha)

“1984” de G. Orwell (Ed. Penguin, 2008)

Pues sí, no sabemos si Google es el Gran Hermano o el gran Diógenes, pero guarda y guarda. Guarda todas las búsquedas que se realizan, y todos los resultados que éstas devuelven. Mantiene un índice con la información que contienen miles de millones de páginas web, y como una gran guía de teléfonos, cuando le preguntas, Google, eficiente y servicial, contesta.

El carácter de esa respuesta es lo que está saliendo a la luz en estos días, debido a que la Agencia Española de Protección de Datos considera al buscador responsable de la información que muestra. Google se defiende diciendo que él conoce dónde está la información, pero que no la almacena, sólo enlaza, y que en todo caso, el responsable debe ser el creador original, sea éste el BOE, un blog o el New York Times.
Y todo viene a colación del “derecho al olvido”, eso que en el mundo real es tan práctico para que algunos pecadillos de juventud no afloren a cada paso, pero que en el mundo virtual trae por la calle de la amargura a algunas personas. En concreto, algunas de ellas han denunciado a Google ante la Agencia Española de Protección de Datos.
El debate que se genera es muy interesante, y no deja de estar relacionado con la tan traída y llevada “neutralidad de la red”, en su versión “neutralidad de las búsquedas y derecho a enlazar”. Si algo existe en el ciberespacio, ¿por qué no hacerse eco de ello? ¿Por qué no incluirlo en el índice del buscador? Parece obvio que un índice objetivo, neutral y aséptico es deseable. El valor añadido del buscador estriba, por una parte, en el universo de información que es capaz de gestionar, y por otra, en la forma de mostrar a cada usuario la información que busca en cada momento.
Section of a rusty chain (Mark Schellhase)

Enlazar es parte consustancial de Internet y en concreto de la World Wide Web. También se cuestionó este asunto a raíz de los llamados “sitios de enlaces”, pero éstos habitualmente han salido indemnes de las denuncias por violación de los derechos de propiedad intelectual.

Tratar de “hacer olvidar” al buscador mediante sentencia judicial abre una caja de Pandora, una amenaza más al espíritu de libertad que, al menos en teoría, ha venido imperando en Internet.
—-
Para más información sobre el olvido digital, se puede consultar el artículo (en PDF) de Viktor Mayer-Schönberger Useful Void. The Art of Forgetting in the Age of Ubiquitous Computing

Related Posts

Un comentario

  • avatar
    olvido selectivo
    1 abril, 2011

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *