Derechos de autor, iniciativas españolas y bibliotecas digitales

0
Compartir

Derechos de autor, iniciativas españolas y bibliotecas digitales

En un punto en el que el debate sobre la propiedad intelectual, los derechos de autor y las entidades de gestión se ha hecho más actual que nunca, nace una iniciativa que permite controlar lo que se hace con un archivo.
Safe Creative, una empresa española, ha desarrollado Semantic Copyright, que permitirá saber qué se puede hacer con un archivo sin depender de metadatos, sino por la morfología del propio archivo. El objetivo a largo plazo sería que cada página web nos dijera qué podemos hacer con cada archivo, aunque no suponga automáticamente una prohibición de uso.
Juan Palacio, director de Safe Creative, dice que ayudaría a solucionar el problema de las redes P2P, ya que se puede dar la información a la tecnología sobre los derechos de autor de una obra en concreto. Afirma que “conseguir la utopía es que las máquinas sepan lo que tienen que hacer con los contenidos“.
Sin embargo, se trata de una tecnología sin interés comercial, según declara en su página web. Se manifiesta neutra y respetuosa frente a otras preferencias como el clásico “copyright” o el novedoso “copyleft”.
Y es que Safe Creative, aparte de esta nueva herramienta para la gestión de derechos de autor, se constituye también como alternativa a las entidades de gestión de derechos de autor. La gran diferencia con estas (como la famosa SGAE, entre otras) es que permite al propio autor de la obra gestionar él mismo los derechos de autor y de forma individual. La SGAE y el resto de entidades de gestión clásicas, lo hacen pero de manera colectiva.

Otra alternativa con mucha fuerza dentro del campo de los derechos de autor son las licencias Creative Commons. Es una organización sin ánimo de lucro que trata de facilitar las vías de difusión de una obra, a través de unas licencias alternativas al copyright clásico.

Este tipo de licencias permiten, por ejemplo, la reproducción de una obra mencionando siempre al autor, permiten su transformación o no o la posibilidad de reproducirlas con fines comerciales.
Todas estas opciones  dependen del autor, de la licencia que otorgue a su obra. Lo puede hacer fácilmente a través de la misma página web, que genera las licencias y los sellos de forma rápida y sencilla, a través de un cuestionario.
Una opción muy reciente es la llamada “Public Domain Mark”. Es un sistema de etiquetado de obras de dominio público, que permite que las obras libres de las restricciones de derechos de autor sean fácilmente reconocibles.
La etiqueta aclara a todos los usuarios que tienen libertad para usarla. Es una potente herramienta de difusión de la cultura.
Europeana, biblioteca, museo y archivo digital de Europa, ha adoptado ya este sistema de etiquetado. Estima que a mediados de 2011 millones de obras contenidas en su base de datos estén ya etiquetadas con esta herramienta.
“Parte importante de nuestro mandato es asegurar que las obras digitalizadas disponibles por Europeana sean propiamente etiquetadas con información de los derechos, incluyendo cuando una obra está libre de restricciones de derecho de autor” ha declarado Jill Cousins, director ejecutivo de Europeana.

Además, esta biblioteca digital es noticia estos días por haber superado los 14 millones de documentos digitalizados, a fecha de noviembre de 2010. Sin embargo, Europeana podría funcionar aún mejor si más instituciones culturales digitalizasen sus colecciones y las hicieran accesibles, según ha afirmado Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión Europea.

El 64 por ciento de la colección de Europeana lo constituyen fotografías digitalizadas, mapas, pinturas y objetos de museo. El 34 por ciento lo componen textos digitalizados y el 2 por ciento restante lo forman materiales de audio y vídeo.
Otra biblioteca digital muy importante en España es la Biblioteca Virtual Cervantes. Fue creada en 1999 y reúne la mayor colección de obras hispánicas en Internet. No sólo ofrece libros, sino además periódicos, revistas y otras publicaciones. También pone a disposición del usuario muchas ediciones en formato facsímil de los originales de las obras.
El mundo digital abre muchas puertas a cultura, sobre todo a su difusión. Aunque parece que en los últimos años Internet puede haber supuesto un problema para los autores, las nuevas tecnologías tienen mucho que ofrecer. Proyectos como estos demuestran que la cultura se mantiene viva y llega a más personas gracias a las tecnologías de la información y la comunicación.
Usando bien Internet, se puede lograr una gran difusión sin tener por ello que renunciar a derechos de autor, caer en la piratería u otros peligros. Conocer bien las herramientas que la Red pone a nuestra disposición, que no siempre son sencillas, nos abre casi infinitas posibilidades en difusión de la cultura.

Related Posts

2 Comentarios

  • avatar
    Anonymous
    23 noviembre, 2010

  • avatar
    Maria
    3 diciembre, 2010