Redlato: capítulo 29

0
Compartir

Redlato: capítulo 29

Os dejamos el capítulo 29 del redlato. Quedan cuatro para el final, incluido el desenlace. Recordad que en cuanto esté el texto se abre el plazo para proponer título y portada, y que la forma de hacerlo está recogida en http://redlato.ferialibrovalladolid.es. Asimismo, el día 2 de mayo comenzará en concurso Encaja 400, un certamen de relato breve que desarrollaremos a través de Facebook, en la página que lleva ese nombre.

 En cuanto al capítulo 29, es éste:

El silencio fue la respuesta al unísono de todos, que mirando al señor de la boina esperaban que éste respondiera algo y no sólo el encogerse de hombros como queriendo decir que eso no iba con él.

Ante la situación, el policía cambió de pregunta y escenario dirigiéndose hacia la furgoneta para ver si quedaba alguien dentro, pero no pudo terminar la pregunta por un tremendo olor que salía de ella nada mas meter su cabeza por una de las ventanas.

– ¿No hay ningún…? ¡Mier…cola..!, que olor a gorrino hay aquí dentro, no sé como la gente que iba dentro aguantaba este olor. Ya comprendo por qué se accidentó.

El pobre Durruti que había estado aguantándose todo el tiempo desde la madrugada el hacer sus necesidades fisiológicas, con el susto del golpe de la furgoneta se le aflojaron de pronto las tripas y no pudo evitar el desenlace. Tan acostumbrado estaba a hacerlo en su rincón del taller, desde que llegó cuando era un lechón, que no sabía cómo hacerlo en otro sitio.

Tras las palabras del policía los ocupantes de la furgoneta, y quien más la joven Cristina, comenzaron a reírse a carcajada limpia no tanto por la reacción de aquel sino más bien por la producida tras el susto del accidente, como un mecanismo de defensa.

Reían de tal manera que el municipal enfureció pensando que se mofaban de él. Tratando de ponerse sería Cristina se dirigió al policía en tono de disculpa y dar las explicaciones del caso, contando con el apoyo del resto de compañeros de viaje que trataban de guardarse las risas y confirmar con muecas y afirmaciones la verdad que Cristina trataba de darle.

-Silencio, un respeto a la Autoridad. Quedan todos detenidos.

Related Posts

Publicar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *